martes, 2 de octubre de 2018

Las dos estocadas de Chacón y la hermana de Escribano, salvan la tarde

Antes de comenzar con la crítica y criticable corrida concurso de Zaragoza, hay que hacer mención al bochornoso espectáculo matinal. Lo que iba a ser una clase práctica de una hora y media se dilató hasta casi tres horas, siendo una capea del Carnaval del Toro, con menos respeto incluso entre los chavales. Y lo peor, que el espectáculo de Mar de Nubes fue maltratado y vilipendiado hasta el punto de no poderse dar, porque claro, a partir de las 14:00 ya no se puede estar en el ruedo y había que cargar el ganado del extravagante espectáculo dado y enchiquerar los toros, mucho más tarde de lo esperado y con los ganaderos y mayorales echándose al cuello de la empresa. Vergonzoso, está más que claro que la empresa solo va cuidar, y cuando le interese, los mal llamados festejos mayores. Desastrosa organización.

La concurso de Zaragoza es una de las pocas que quedan en nuestro país. A excepción de la primera confeccionada por la anterior empresa, en la que salió todo rodado, se habían dejado de cuidar y se daban porque era obligado por pliego. Sin embargo, este año era atractiva, redacciones y condiciones del contrato a parte, como los "4 encastes fundacionales" que debían estar presentes. Eso sí, salimos de la plaza muy tarde, fue una tarde lenta. 

En primer lugar saltó al ruedo de la Misericordia un toro de Doña Manuela Agustina López Flores, el hierro de la"F" de Samuel Flores. Un toro bajo, rematado, un tanque, pero cerraba la cara, un torazo. Octavio Chacón lo lidió muy bien a la verónica. A nuestro juicio, Juan Melgar debió alzarse con el premio a mejor picador. Picando arriba y en el morrillo, un pero, el segundo, aunque arriba, cayó algo más trasero. Fue hasta en cuatro ocasiones a la jurisdicción del picador, algo tardo en el ultimo encuentro, pero se arrancaba con buen son. Carrero dejó un buen par. Parecía que iba a cantar la gallina y tuvo cosas de manso, pero no llegó a rajarse. Hubo muletazos de buen trazo por ambos pitones pero sueltos. En nuestra opinión era toro de tandas cortas, exprimirlo y matarlo, pues tenía una embestida boyante, sin excesivo poder, pero el suficiente para trasmitir, con poco recorrido. Faena algo descompuesta, culminada con un estocadon en todo lo alto. Ovación al diestro y al del castoreño. Este toro se alzó con el premio. Un premio que debió quedar desierto, algo que no podía suceder por las condiciones y que supimos a la postre, o ganar el de San Martín.

En segundo lugar saltó al ruedo el jabonero de Don Tomás Prieto de la Cal. Toro anovillado y de justa presencia, pero con expresión de pocos amigos, lo que le dotaba de un punto más  de seriedad. Eso si, de la integridad de los pitones, ninguna duda, un remate en un burladero, hicieron volar las astillas. Escribano lo recibió con una larga cambiada, y en vez de lidiar, intentó ponerse a torear y el toro le pidió el carné. En el caballo, se le picó poco, salió siempre suelto. En el tercer puyazo acudió con prontitud, de muy lejos, prontitud presente en los tres primeros encuentros que se diluyó en el cuarto, donde se le colocó de largo y acudió andando, parándose en dos ocasiones. En el palco 15, un aficionado, no paró de darle indicaciones. Con los palos no anduvo fino. En el primer par, dejó una banderilla; el segundo, a toro pasado; y en el tercero, el de Don Tomás le acortó. No brindó, no lo vio. No fue un buen toro y había que tragarle, pero pasaba sin malicia. Ese genio del capote, se había diluido o al menos eso parecía. Tres pinchazos y estocada defectuosa, algo incomprensible porque con el gesto tan feo que hizo como es ensayar la suerte suprema en el callejón mientras Octavio lidiaba su primero, tendría que haber sido mucho más efectivo. 



El titular de Benitez Cubero se lastimó un pitón y fue sustituido por un colorado, ojo de perdiz, armónico, precioso, más justo de presencia también sea dicho. Pepe Moral vino a que el aficionado olvidara lo del toro de Parladé, y el aficionado perdona pero no olvida. Con mucho gustó lanceó a la verónica. Al caballo, el de Benitez, acudió con gran prontitud, al galope. En la pelea fue a menos. En el primero se empleó y de ahí, fue a menos. En el tercero o cuarto, que fue colocado de lejos, pasada sobradamente la boca riego, no recordamos con exactitud, lo dejó a una mano, se echó el capote a la espalda y se puso en su lugar. Detallazo, de los que cada vez, se ven menos. Muy bien picado por Francisco Romero, que se alzó con el premio, pero cuyo segundo puyazo estuvo caído. Muy bien el lidiador y Domingo Siro en el tercer par. Destacar el detalle de que para el tercio de varas, tan solo estaban en el ruedo el lidiador y el matador durante todo el festejo. Y llegó la muleta, toda la plaza con toro y torero, podía ser el ganador, pero se derrumbó. El colorado protagonizó una de esas imágenes utilizadas con tanto acierto por los mal llamados partidos animalistas para su marketing. El inicio de faena más acertado hubiera sido en el tercio, enseñándolo a embestir, pero a toro pasado, todos somos toreros. En cambio, se fue a los medios y comenzó por cambiados por la espalda. A diestras, perfilero y  ventajista. Al natural, aunque no terminó de acoplarse, firmo los mejores naturales de ambas tardes. La faena no terminó de cuajar, pero fue culminada con una buena estocada. Vuelta de Pepe Moral, acompañada de pitos aislados.


El cuarto ejemplar lucía el hierro de Peñajara. Muy bien lidiado de capa por Chacón, en este aspecto ni un pero, como casi siempre. Toro con más genio de casta, tardo al caballo, que se encontró con un picador nefasto, y que casi no entra ni en concurso. El diestro pidió el cambio, el alguacilillo le llamó la atención y terminaron echándole el caballo encima. Una eternidad para tres encuentros, el del castoreño no le dio los pechos ni una sola vez, no supo mover el caballo. Después de ser descabalgado en el primer encuentro, deseaba que no se arrancara. Seguramente, el de "Casta Jijona", se hubiera parado de todos modos, pero es una suposición. En nuestra opinión, Chacón estuvo encimista y optó por el arrimón facilón. Tan verdad es que se cruzó y expuso en los cites, como que se lo echó siempre hacia afuera. Estoconazo, vuelta al ruedo y división de opiniones para el de Peñajara.


El quinto fue un precioso Santa Coloma, herrado con la marca del añorado José Chafik, el de San Martín. Con el capote, le hizo pasar estragos este precioso cárdeno. El diestro nos privó de una cuarta entrada, imaginamos,  para dar emoción con los palos. Y vamos si la dio, por encima el de la familia Hornos. A toro pasado colocó los dos primeros pares y pasando las de Caín, con un toro que le acortaba. El tercero fue un par al violín. Y es aquí donde comienza el "baja tú" y el "me estás faltando al respeto" de la hermana de Escribano. Tan pobres como respetables son esos argumentos, y más que comprensibles, como son respetables los reproches de un aficionado, con avanzada edad, que siempre habló desde el respeto, dando su opinión. Ella, un torete bravucón, él un señor que después de contestarle con toda educación optó por evitar un enfrentamiento que de debate objetivo tenía poco y no llevaría a ningún lado. Y exceptuando a tres o cuatro aficionados presentes, el resto del tendido 1 callado, incomprensiblemente. Anécdotas a un lado, el toro fue pronto y fijo en el caballo, mal picado, todo sea dicho, aunque en el segundo y tercer puyazo, buscó los pechos del jaco. El toro fue bravo, con una embestida enclasada, que, con un punto más de trasmisión, era de premio indiscutible. Era un carretón, un bombón para hartarse a torear. Mejor por el derecho, pero bueno por los dos. Escribano estuvo despegado, al hilo del pitón, muy por debajo del buen San Martín. Petición minoritaria, desatendida por el buen criterio de la presidencia, que ha estado acertada ambas tardes, veremos a partir del día 12 de octubre, y ovación a un gran toro del que pocos se percataron o se quisieron percatar.


El de la jota fue un Pedraza de Yeltes, alto y muy largo. Distinto al toro al que acostumbra lidiar este hierro. El toro fue a peor y a menos en su lidia. Tres puyazos en total. El primero cayó en los riñones y fue rectificado, en el tercero fue desde la boca de riego pero ya se lo pensaba, y el cuarto lo puso Moral de largo y no acudió. No era esa la distancia del toro y el picador debió echar el caballo hacia el tendido 5/6. Decir que, sin ser sobresaliente en la realización de la suerte, movió con maestría la cabalgadura. De lo mejor que hizo Escribano en la tarde fue un quite a un peón. No hubo ni toro ni torero aunque el pitón más potable fue el izquierdo.


En definitiva, tarde entretenida, con muchos matices, pero sin ser de las que se quedan guardadas para el recuerdo. Y disculpen los pocos lectores que deciden sufrirnos, por la extensión de esta entrada, pero es lo que tienen las concursos, más si cabe ésta, que, al igual que la embestida del San Martín, fue al ralentí. 



lunes, 1 de octubre de 2018

Decepcionante novillada de Aurelio Hernando

Anunciados en el cartel los jaboneros madrileños, que serían estoqueados por Rafael Gonzalez, Marcos, que cubrió la sustitución del local Miguel Cuartero, y David Salvador. 

En lineas generales, novillada de escasa presencia para el Coso de la Misericordia y escaso fondo y casta. 

Rafael Gonzalez, con el abreplaza, de nombre "Zorrito", nomenclatura a la que no hizo honor, anduvo aseado de capa. En los vuelos del capote, el toro echó las manos por delante, siendo mejor por el pitón izquierdo. Tuvo que sufrir una mala brega, pues a excepción de los de plata que conformaban la cuadrilla de Marcos, los demás, vinieron a echar la tarde. Dos puyazos muy medidos, en los que no se empleó, siendo el segundo caído. Comenzó la faena por alto, siguió con una tanda con la mano derecha, despegado, al hilo del pitón. Toreó mejor al natural, destacando la segunda tanda, aunque también despegado. Alargó, se arrebató, firmó unas luquesinas con un utrero desfondado, y terminó con un pase del desprecio y tirando la ayuda. Con los aceros no anda fino, aunque la ejecución de la suerte en su segundo fue buena, dónde cayeran ya es harina de otro costal. Ovación generosa en su primero. En el cuarto, aunque le punteó en algunos lances, anduvo bien de capa. Muy mal picado, tirando de monopuyazo, pegando en el primero y caído el segundo puyazo, del que salió algo dañado. David Salvador anduvo atento y le quitó el novillo a un peón después de clavar los garapullos. Brindó a sus paisanos, alargó de más con un novillo que no tenía nada dentro. Anduvo despegado y pesado.


Marcos, "el Garcigrande", se oía por los aledaños de la plaza en según qué conversaciones cuando algunos preguntaban por el sustituto de Cuartero. Al segundo de la tarde lo recibió con una larga cambiada y lo lanceó con gusto a la verónica, aunque le punteó en alguna ocasión. El tercio de varas, un mero trámite. Se desmonteraron Raúl Martí y Fernando Sánchez, aunque el de las patillas anchas, donde pareó bien de verdad, fue en el quinto. Marcos, despegado, abusando del pico, poco a destacar. Bajonazo y Martí que se percató de que la punta del acero asomaba por el costillar se apresuró a sacarlo. Fernando Sánchez falló con la puntilla, y Marcos, descabelló. El quinto fue el peor presentado de la tarde. Lo colocó bien al caballo y fue bien picado, momento en el que el novillo se centró y se vino un poco arriba, pues en los capotes, andaba desentendido. Se desmonteraron de nuevo los de plata. El comienzo fue por cambiados por la espaldas y pases de pecho. No faltaron los enganchones. Un buen natural y cuatro derechazos destacables. Estocada trasera a un toro que siempre fue a más desde el caballo hasta que cantó la gallina. Oreja para Marcos y ovación generosa al novillo. 

David Salvador también lanceó con gusto al tercero de la tarde. El novillo marcó su mansedumbre desde el principio, andando flojo de remos como sus hermanos lidiados en primer y segundo turno. Fatal picado y peor pareado. Brindó al respetable. Se dobló bien en el tercio en el inicio de faena. Mejor a diestras que al natural, pues con la zurda toreó, si a eso se le puede llamar así, con el pico de la muleta y despegado. El utrero, sin nada dentro, tampoco ayudó. Sonó la música porque sí, terminó por manoletinas, colándose el de Aurelio en la segunda. Estocada caída del lado contrario, un aviso, petición minoritaria y vuelta al ruedo. El de la jota, se le podría tachar casi de inválido. Salvador estuvo pesado con un novillo sin opciones, el publico a lo suyo y hablando de sus cosas, esperando a que lo despachara rápido para ir a cenar y tomar una copa para borrar de la mente una tarde tan mediocre, porque si al menos se habla mal, pero se habla de la tarde, es mejor que cuando se empieza a brindar por Lagartijo, mejor torero del siglo XIX,para algunos, aunque ni hubieran nacido.


Esperábamos otra cosa del hierro madrileño después de disfrutar de un buen novillo en la concurso de Andorra (Teruel), que no se vio en plenitud pero del que los aficionados se percataron. 

jueves, 23 de agosto de 2018

Feria Taurina de Andorra (Teruel) 2018

La bonita localidad turolense de Andorra (Teruel) acogerá en sus fiestas patronales una feria variada en cuanto a festejos populares se refiere y una novillada picada en formato concurso.


  • Para el día 8 de septiembre está programada una novillada picada concurso. En esta ocasión se apuesta por la calidad en detrimento de la cantidad siendo imposible la celebración de dos novilladas picadas como se venía haciendo estos años atrás. Por eso, este año se decide apostar por este formato innovador. Variedad de encastes y novilleros compondrán el cartel de este año. Saltillo, Isaías y Tulio Vázquez, Flor de Jara, Aurelio Hernando, Fernando Guzmán y El Añadío son los hierros elegidos para esta ocasión. La terna estará compuesta por el novillero almeriense José Cabrera el cual cortó dos orejas en esta plaza en 2015, el madrileño Daniel Menés que ha actuado varias veces en Las Ventas y el novillero francés Maxime Solera el cual vuelve como novillero triunfador del pasado serial.
  • El 9 de septiembre, día del patrón se celebrará un concurso de recortadores con reses del Jaral de la Mira. La misma mañana se realizará una suelta de vaquillas gratuita de la ganadería Colomer Hermanos.
  • El dia 10 dará lugar el tradicional Grand Prix taurino con la colaboración de las peñas andorranas.
  • El día 11 dichas peñas serán los protagonistas de una Becerrada local.

Novillos reseñados para el día 8:












lunes, 30 de julio de 2018

Ruedolé gestionará el coso de "la Fuentecilla", en Andorra (Teruel)

La empresa Ruedolé, regentada por los hermanos Colomer, será la encargada de gestionar la plaza de toros de Andorra durante el presente año, con un periodo ampliable de contrato de un año más. 

Ruedolé presentó en su propuesta una novillada concurso, en la que se lidiarán utreros de ganaderías de renombre y en la que tomará importancia la seriedad de los animales a lidiar, apostando por el toro. Además, se llevará a cabo una feria de festejos populares, entre los que destaca un concurso de recortadores, gran Prix, sueltas de reses para los aficionados y otros festejos, los cuales se desarrollarán del 8 al 11 de septiembre. 

En breves se harán públicas las fotografías de los novillos a lidiar, y seguidamente se darán a conocer las combinaciones de los carteles. 

martes, 17 de abril de 2018

Ganadería Los Maños. Temporada 2018


El pasado día 4 de abril tuvimos la suerte de visitar la ganadería aragonesa de Los Maños. Nos adentramos en la finca Vistahermosa, situada en el término municipal de Luesia (Zaragoza). Ya por el camino, se podían observar los preciosos paisajes rurales que se dan en dicha zona. Un lujo para la vista. Nada más llegar, nos esperaba la familia Marcuello con una sonrisa en la cara y con esa amabilidad con la que tratan siempre a todo el mundo. Nobleza baturra.

Charlamos un rato y ya después fuimos recorriendo todos los cercados de esta bonita finca. Capas preciosas, novillos de distintas hechuras según su procedencia, bajos, bien hechos casi todos ellos y un remate espectacular para las fechas que corren y tras haber pasado uno de los inviernos más duros que se recuerdan con una infinidad de nevadas que hacían casi imposibles las labores de los hombres de campo.


El nombre de "Vistahermosa" está más que justificado


Y como es normal para estas fechas… los toros barruntaban la primavera y los cambios climatológicos, por lo cual surgían las peleas. Varios fueron los enfrentamientos que pudimos apreciar. Como también pudimos observar los cuatro preciosos toros que la familia Marcuello tiene preparados para la feria francesa de Vic Fezensac. Un lujo.





Toro reseñado para la concurso de Vic Fezensac


Los tres toros del desafío en Vic Fezensac con Valdellán
Después de disfrutar de tan agradable paseo por los distintos cercados y ver los cárdenos aragoneses, nos reunimos en la acogedora casa que tiene la familia en la finca y comimos en armonía resguardándonos un poco del frío que nos había acompañado toda la mañana. Luego mantuvimos una extensa conversación. Hablar con Jose Luis Marcuello de toros es un placer.

Nos comentó que tenían alguna novillada sin caballos, los cuatro toros de Vic Fezensac y cuatro novilladas picadas completas. Zaragoza y Bayona parecen destinos seguros tras sus éxitos en campañas anteriores además del ya anunciado debut en la plaza de Las Ventas. La otra novillada, también apunta a plaza de primera. También tienen dos novillos que se lidiarán en el coso turolense de Cella al cual vuelven tras ser los triunfadores de las tres últimas ediciones del serial novilleril. En definitiva, una temporada muy ilusionante pero con muchísima responsabilidad la de este año.




Pese al duro invierno, los más pequeños se van rematando

Seriedad en territorio maño




Preciosa la capa y las hechuras de este utrero

Simplemente queda agradecer el trato de toda la familia y como no, y una vez más, desear suerte en la que está llamada a ser la temporada más importante del hierro santacolomeño de Los Maños. 






viernes, 13 de octubre de 2017

¡A la gloria, "Palmero"!

Abría feria la novillada de Los Maños en la que estaban acartelados Jorge Isiegas, Toñete y Ángel Tellez. Novillada muy bien presentada a excepción del terciado tercero.

El nuevo novillero de Aragón, Isiegas, sorteó un lote de triunfo. El primero fue un novillo muy bonito que no iba sobrado y al cual cuidaron en varas. Anduvo sobrado con el capote Jorge que lo recibió a la verónica. La cuadrilla, un desastre, tónica preponderante durante el festejo. Series de menos a más, pero a la faena le faltó coger vuelo, y el novillo era para cortarle las orejas, con gran calidad y profundidad en la embestida. De menos a más. Como los bravos. Bueno por los dos. Pases por abajo, trincherazos y trincherillas, un buen cambio de mano y pases cambiados por la espalda y en redondo. Se pasó de faena Isiegas y le pudieron sonar los tres avisos. Casi la docena de descabellos tras una caída, lo del puntillero, de nota. División de opiniones para Isiegas y ovación para el novillo. Su segundo fue un novillo bravo de verdad, de los importantes, para el recuerdo. Y cuando reina la bravura se nota, y es que en la libreta es con el animal con el que menos tinta se gastó. Isiegas se lo sacó bien a los medios con el capote. F. Javier Sánchez lo picó trasero aunque intentó realizar bien la suerte. "Palmero", se arrancó de largo hasta en tres ocasiones y empujando de verdad. Agradecer a Isiegas que luciese al novillo en el caballo, poniendolo de lejos en el segundo y el tercer encuentro y darle poco en este último. Se desmonteró Raúl Ruíz. Novillo exigente, que desbordó a Isiegas. Humillador y bueno por ambos pitones. Murió con la boca cerrada. Oreja que no molesta y vuelta para un novillo bravísimo, exigente y con calidad. De nuevo, agradecer a Isiegas el lucir a un toro bravo. 


Toñete está muy verde. Ni estuvo ni se le esperó. Su primero, fue un novillo que empujó en el caballo pero Carlos Pérez estuvo fatal y en el segundo encuentro se llevó la vara puesta. En la herida cabía un puño. Tellez quitó por chicuelinas. Toñete demasiado encima, no le sacó ni uno limpio y no se cruzó lo debido. Tomó muchas precauciones. El animal no se pudo apenas ver aunque fue el más exigente del festejo. Media del lado contraria. El precioso quinto lucía en sus costillares el número 10. Ovacionaado de salida. Preciosos. Empujó en su encuentro con el jaco pero salió suelto del segundo encuentro. Toñete no es que no lo luciese es que fue un desastre al ponerlo en suerte. Estuvo pesado y se pasó de faena. Novillo que tenía mucho que torear. Una tendida efectiva. Palmas para ambos. Nos quedamos con la duda de lo que hubiese sido el novillo con una mano firme... Gajes del oficio.


Ángel Tellez tiene mucho gusto, pero torea despegado, eso sí, está puesto. Su primero lucía el número 17 en el lomo, de nombre "Quejoso". El peor presentado del encierro. En su primer puyazó empujó al caballo contra las tablas aunque salió suelto. En el segundo encuentro, se derrumbó contra las moles que usan como caballos y le dieron dos puyazos por uno. Mal Carlos Prieto. Brindó al respetable Tellez. Doblones iniciaales con un novillo que acudía con prontitud y los requería. Supo darle distancia, lo llevó toreado pero le faltó tapar más a un manso encastado que aunque hizo amagos nunca se rajó y embistió con calidad, humillación y recorrrido. Mejor con la derecha, mano sobre la que pivotó casi toda la faena. Un pero, el ventajismo en ambas faenas. Buena ejecución de la suerte, aunque terminó caída y hubo que descabellar. Oreja. El de la jota, otro precioso novillo, fue el más deslucido del festejo. Ángel se empeñó en ponerlo de lejos desde el principio al caballo. Y es que hay que ir viendo la condición de la res y posteriormente, ir a más. El novillo se pudo acalambrar. Novillo tardo y agarrado al piso. Diego Ochoa, en la primera entrada le recitó cuatro lanzazos. Tellez entendió peor a este novillo. Quiso darle distancia como a su primero y el novillo pedía lo contrario. De uno en uno, era imposible. Bajonazo. 


Novillada de nota, con mucho que torear, con matices, calidad y un novillo para el aficionado, un novillo para la historia, un novillo bravo. ¡A la gloria, "Palmero"! 








miércoles, 11 de octubre de 2017

Tarde más que entretenida pero no rotunda

Ayer pudimos ver el presagio de lo que espera hoy y los días 13 y 14 en los tendidos. Alcohol, política entremezclada con esta fiesta tan grande y sobre todo, mala educación. Se pitó a Valadez cuando recibía la alternativa, imaginamos que porque el respetable poco respetuoso, no se enteraba de lo que pasaba. Y oigan, las orejas se piden con los pañuelos, no a voz en grito. Que los mismos que sacaban el moquero silbaban. Tampoco es comprensible ovacionar a un torero antes de lo debido, incluso haber una leve petición de premio, y después no sacarlo ni a saludar. La música mejor que el domingo, no era difícil, pero tampoco estuvo acertada. Y los "Viva España" sobran, y más cuando la gente no te contesta a coro porque estamos cansados de que no haya respeto alguno durante la lidia. No faltó Manolo Escobar ni gritos de "Puigdemont a prisión". Los que coreaban esto último estarían más atentos al móvil que a la faena, pero eso sí, el clínex preparado. 

Dejando de un lado que la seriedad de "El Coso de Pignatelli" esta en peligro, vamos a lo que importa. La corrida que desembarcó Ricardo Gallardo estuvo bien presentada aunque desigual. Falta de fuerzas y descastada en líneas generales. Bueno fue el primero, aunque le faltó un punto de fuerza y el quinto bis, de Lagunajanda, toro exigente y duro, de los que deja en evidencia a cualquiera. Fue estoqueada por Joselito Adame, José Garrido y Leo Valadez que tomaba la alternativa. 

Joselito nos dejó claro que sienta cátedra en casa como ya se vio el domingo. Ya sabemos de donde le viene a Luis David lo de abrir el compás, aunque no se puede afirmar que el alumno haya superado al maestro. Su primero fue un toro rebrincado, falto de fuerzas y manso, que lanzó un buen número de coces. No sabemos que debió verle para brindarlo al público. Media estocada y descabello. Al cuarto bis lo lanceó con gusto de capa. Lo puso al relance en el caballo de Iturralde que no está muy acertado en esta feria y le dio en la paletilla. Quitó Garrido por chicuelinas y una media. Contestó Adame con unas zapopinas mejor ejecutadas que las de su primero. El comienzo de faena, ayudados por alto, una trincherilla y el de pecho. Estuvo ventajista al principio, aunque la primera tanda no fue mala, más templado con la zurda. Al final toreo de cercanías y arrimones. Erró a espadas y se dio una vuelta al ruedo por su cuenta. 

El tercero de la tarde, primero para Garrido, tuvo su interés. En el caballo metió los riñones, cabeceó y echó la cara alta. En el segundo encuentro la bajó y siguió empleándose. José María Amores tropecó y se salvó de la cornada. En un acto de orgullo propio, volvió a parear. Cuatro tandas por el derecho despegadas. Por el izquierdo anduvo más inseguro, el toro presentó complicaciones por ese pitón. Lo mejor, la última tanda con la diestra, en la que se cruzó y se fajó con el toro. Para finalizar bernardinas de perfil muy ajustadas. Estocada trasera y algo baja. Petición minoritaria pero el palco concedió la oreja. El quinto, un inválido, en su lugar saltó al albero el segundo sobrero. Fue bien picado por Oscar Bernal este toro con poder. En el caballo, la entrada era espectacular, luego cabeceba y le dieron. Se desmonteró Antonio Chacón. Empezó en el tercio pero no pudo con él. El toro ya avisó de que sabía lo que se dejaba detrás en las chicuelinas del quite del alternante. Y después del pase de pecho, lo prendió. No hubo faena, pero tuvo mucho mérito el volver a la car del toro con dos cornadas. Debió imponerse al toro y llevarlo mucho más tapado, pero como ya hemos escrito, este toro deja en evidencia a cualquiera. Toro con motor, toro exigente, toro importante. Oreja.

Leo Valadez llegó concienciado a esta cita tan importante para su carrera, ganas no le faltaron. Estuvo mejor que en otras ocasiones y con más gusto,. Aún así, mantenemos que no estaba para tomar la alternativa, aunque llevase unas cuantas novilladas a sus espaldas. Su primero, se empleó en el primer encuentro. Toro noble, de buena condición, al que no se le podía obligar demasiado. Por momentos, no supo mimar al toro y llevarlo a su altura. Rodillas a tierra y se olió el susto. El pitón izquierdo era el del toro. Estuvo mejor por ese. Por el derecho, lo de siempre y lo de todos los toreros. Para terminar, manoletinas, dos de rodillas, y dos pinchazos. Ovación. En su segundo, el cierraplaza, gustó más que en su primero. El toro protestado por la fuerza, poseyó prontitud, pedía distancia y temple. Faena con susto incluido. Una más que destacable segunda tanda por el izquierdo. A partir de ese momento, la faena cogió vuelo. Hubo muletazos sendos por ambos pitones, pero no tandas redondas. Aún así, faena interesante. Medio bajonazo, pero oreja.

Hoy Ponce, Cayetano y Ginés Marín.