martes, 16 de mayo de 2017

Tarde de decepción

En la quinta de abono se anunció una corrida de Montalvo. Desigual de presentación y fea casi toda ella a excepción del cuarto, a la postre, el mejor del encierro. Mansa y descastada en líneas generales.

Curro Díaz anduvo mal toda la tarde. Abusó de pico y de ventajas y dejó escapar al gran cuarto al que se le caían las orejas. Mal también en la suerte suprema. Volvió a nacer al ser prendido muy feamente por el primero. Torería le sobra. Curro, tú sabes y puedes.

Paco Ureña corrió en suerte el peor lote del encierro. Con la verdad y el valor que le caracterizan dio muerte a sus dos oponentes justificando así su presencia. A la salida de su segundo, fue golpeado fuertemente contra el burladero sufriendo una posible rotura de ligamentos en su rodilla. Tiró de raza torera y acabó con el toro de manera muy digna. Muy mal con la espada.

López Simón pasó por Las Ventas como el que va a tomar un café. Perdido, sin decir nada, apagado, triste... Debe replantearse muchas cosas. En primer lugar el apoderado, que jaleaba cada pase como si de una obra de arte se tratase. Después, su toreo vulgar y sus pocas ganas. Hay muchos toreros en casa con ganas de triunfo y con necesidad del mismo, muchos. Y le quedan tres tardes... Sorteó en primer lugar un buen ejemplar que peleó en la primera vara y llegó con movilidad a la muleta.

Dos detalles; El primero, un quite de Curro Díaz a cuerpo limpio a su banderillero Manuel Lebrija el cual fue corneado. En segundo lugar, el buen hacer de Domingo Siro y Jesús Arruga toda la tarde. En toreros.

Hoy Lagunajanda... Que dios reparta suerte!




sábado, 13 de mayo de 2017

Una mansada muy diferente.

... Y es que si ayer hablábamos de que la corrida de La Quinta fue mansa pero encastada, dura y con las complicaciones del encaste; la de El Ventorrillo fue todo lo contrario. Una corrida mansa, sosa y muy aburrida de la que se salvó el quinto. Bien presentada toda ella.

Eugenio de Mora se las vio con un lote imposible, soso y descastado. Se puso pesado con su primero. Se justificó en su segundo. Sin pena ni gloria se le fue la única tarde en la que estaba anunciado en esta feria. Apetecía verlo.

Morenito de Aranda sorteó el mejor lote del encierro. Su primero duró dos muletazos. Noble, bondadoso y sin un ápice de fuerza. El de Aranda estuvo firme y dejó algún que otro buen muletazo intercalado con algún enganchón. El quinto, fue el mejor de la tarde. Precioso de lámina. Llego con cierta alegría a la muleta de Morenito el cual le supo dar la distancia que requería. Firme y torero anduvo con él. Faena a menos ya que el toro se fue diluyendo. Alargó de más el Moreno. Pinchazo y estocada. Oreja de poco peso tras petición minoritaria. Hay torero, faltó toro.

El valenciano Román fue otro distinto al que compareció hace unas semanas por Zaragoza. Todo fueron ganas y actitud ante otro lote manso y de nulo juego. Escuchó silencio en su primero y palmas en el cierraplaza en el cual fue prendido sin consecuencias.

Dos mansadas dos. Pero muy distintas. En la de los cárdenos nadie se aburrió. En la de ayer, apetecía echarse la siesta. La casta, la emoción... Eso que tuvieron unos y otros no.






viernes, 12 de mayo de 2017

Mansa, dura y encastada corrida de La Quinta en Madrid

Mansa, dura y encastada fue la corrida de La Quinta que abrió la feria de San Isidro. Bien presentada y en tipo a excepción del sexto. 
La corrida de La Quinta tuvo emoción y muchas dificultades. Dura de patas y mansa en el caballo. La mejor pelea de la tarde la realizó el primero en su segundo encuentro con el jaco.
En primer lugar salió un bonito cárdeno oscuro que manseó en todos los tercios y peleó en la segunda vara. En la muleta, tuvo 15 muletazos por el pitón izquierdo antes de que terminase aburrido. Aguilar no lo vio claro en ningún momento. 
El segundo, una pintura. Precioso el cárdeno claro de los Conradi que fue ovacionado de salida. Metió muy bien la cara en el primer encuentro con el capote pero salió suelto. Mal lidiado y orientado llegó a la muleta de David Galván. Duro, exigente y listo. Santa Coloma. De lo que no perdona. Y no perdonó. Muy digno estuvo Galván hasta que el bonito cárdeno lo prendió feamente y lo dejó inconsciente y con una fractura en el codo. No pudo continuar la lidia. Aguilar pasó un calvario para acabar con él.
En tercer lugar salió el bombón del festejo. Precioso, bajo, bien hecho y con 480 kg. Trapío no son kilos. Se abrió bien en el capote, no peleó en el caballo y llegó con movilidad y muchísima clase por el pitón izquierdo a la muleta. El viento, condicionó una faena basada en el pitón izquierdo y que no permitió a Javier Jiménez mover las telas como deseaba. Buen toro en la muleta. Intermitente Jiménez.
El cuarto, con más peso, fue un toro que manseó en varas y por el que nadie apostaba un duro en la muleta. Aguilar se puso y tiró la moneda. Se dejó por el pitón izquierdo y Alberto le recetó algún que otro buen muletazo. 
En quinto lugar salió el toro de la tarde. Guapo, fuerte y algo más alto que sus hermanos. Manseó de manera descarada en varas y puso en apuros a la cuadrilla de Javier en todo momento. Llegó a la muleta muy orientado por el pitón derecho. En cambio, tenía un cortijo en el pitón izquierdo. Javier Jiménez estuvo a medias con el buen cárdeno y dejó los mejores muletazos de la tarde sin llegar a redondear la faena. Encastado, exigente y con un gran pitón izquierdo. Ovacionado en el arrastre.
El sexto, muy fuera de tipo fue un toro soso. No dijo nada en ningún tercio. En la muleta, pasaba, sin más. Javier Jiménez intentó justificar lo que antes no había justificado ante un lote de puerta grande. Pasó un calvario con la espada.

Hubo de todo, diversidad, que hoy en día es algo que se hecha en falta. Mansos, encastados y muy duros. Con muchas complicaciones todos ellos. Hubo emoción. Nadie se aburrió. Que la peor sea como esta.




jueves, 27 de abril de 2017

Curro Díaz, sangre y toreo caro.

Para honrar el día del patrón, se anunciaba un encierro de Luis Algarra. Bien presentado a excepción del sexto muy anovillado que fue devuelto. Corrida mansa, bobalicona y noble en líneas generales a excepción del complicado quinto.


Abrió cartel el diestro linarense Curro Díaz, torero hasta para hacer el paseillo. Lanceó por verónicas al bonito y gordo primero concluyendo la tanda con una bonita media y una revolera. Lo llevó a la jurisdicción del picador con unas bonitas chicuelinas al paso. El toro se dejó pegar como todos sus hermanos. Buen quite de Ureña por gaoneras. Oscar Castellano estuvo mal con los palos y Manuel Muñoz peor aún. Tónica reinante esta, la de cuadrillas ineficientes. Inicio muy de Curro en el tercio, dejando como remate un soberbio cambio de mano. Al natural, el torero de Linares mostró todo su repertorio y se abandonó dejando ver su innata torería. No tan innato pero cada día más corriente es su ventajismo. Toreó al ralentí a un toro noble y caldeó a los tendidos con su plasticidad delante de la cara del toro. Pinchazo y bajonazo el cual le privaron de una oreja segura. Vuelta al ruedo del torero y bronca al presidente que aguantó firme el chaparrón. Su segundo no le dejó estar a gusto con el capote y cobró en las dos entradas al caballo. Quite de Ureña que no caló en los tendidos. Brindó Curro al respetable. Una vez más inicio torerísimo, muletazos eternos y pases de pecho de cartel. Conocedor de que tenía a los tendidos de su parte, finalizó con dos tandas por la derecha de peor factura y estética. Se tiró a matar con mucha verdad y resultó prendido por el astado. Tardó en caer el de Algarra mientras el diestro esperaba con dos cornadas en el muslo, sentado en el estribo. Faena de una oreja, aunque los sentimientos ganaron al rigor. No molestan, pero excesivas. Puerta grande.





Ureña no pudo hacer gran cosa ante el toro más soso de la tarde, el segundo. Algo ventajista el inicio de faena aunque terminó toreando con la verdad a la que nos tiene acostumbrados. A la faena le faltó poder. En quinto lugar se sorteó el toro más serio del encierro. A la postre el más interesante. En su encuentro con el picador Pedro Iturralde, le puso el pitón en la ingle y a los de plata les hizo pasar un mal trago, pasando cinco veces para colocar cuatro palos. Por encima del toro estuvo Paco que realizó una faena de mucho mérito sometiendo las embestidas del toro. Los tendidos de Zargoza seguían soñando con la faena de Curro y en líneas generales no se enteraron del esfuerzo realizado por el murciano. Se tiró a matar siendo prendido feamente pero no tuvo consecuencias. Fuerte ovación.



A Ginés Marín técnica no le falta, pero no trasmite porque da mil pases para firmar dos o tres buenos y porque pretende realizar una tauromaquia que no es la suya. Talavante solo hay uno. Parece que poco queda de aquel novillero que nos encandiló con una de Los Maños en esta misma plaza. A su primero lo recibió con una buena tanda a la verónica, rematada por una media y una revolera.En el caballo, le dieron dos puyazos en la paletilla. Muy mal lidiado por su cuadrilla. Brindó la muerte del de Algarra al respetable y se lo sacó a los medios. Faena centrada en la mano derecha en la cual dijo más bien poco. Mal al natural. Abusó en ocasiones del pico de la muleta, estuvo fuera de sitio, se echó el toro muy afuera y dio pases de más. No se tiró a matar, probó a ver si entraba y a la tercera fue la vencida. El sexto, más anovillado, salió acalambrado de chiqueros. Fue devuelto. Con el sexto bis, dejó un buen saludo capotero a la verónica a pies juntos ante un toro que  pasaba desentendido. El picador, escuchó una ovación poco comprensible a nuestro parecer, ya que en el primer encuentro le arreó de lo lindo y en el segundo le tapó la salida. Buen comienzo con la mano derecha aunque terminó dando ochenta pases de los cuales solo recordamos dos derechazos y tres naturales. Se cruzó al natural pero anduvo despegado y por el derecho además de despegado, ventajista. Pinchazo recibiendo y estocada. Ginés debe de encontrarse. Había novillero y puede haber torero. Hay tiempo.



lunes, 24 de abril de 2017

Maquillada limpieza de cercados. Corrida concurso en Zaragoza.

... Y es que la titulamos así porque en comparación con la del ciclo anterior, se cuidó algo más la presentación de los astados lo cual maquilla mucho más la limpieza de cercados que se dio cita en La Misericordia. Una concurso sin alicientes toristas ni diestros a la altura de las circunstancias.



Para abrir la feria de San Jorge, salió por toriles un toro de Partido de Resina que escuchó una ovación de salida, algo que no oiría en el arrastre. Toro entipado y algo pasado de kilos. Manseó de salida, saliendo suelto en el capote y con la cara alta. En el caballo 4 entradas en las cuales salió suelto. El varilarguero no estuvo acertado como la mayor parte de sus compañeros, algo incomprensible en este tipo de corridas. Rafaelillo lo despachó pronto con su peculiar toreo ratonero y una segunda estocada caída. El cuarto, lució el hierro de El Ventorrillo, cercano a la edad de seis años, al que Rafaelillo recibió con dos largas cambiadas para levantarse y seguir por verónicas. Un toro que en los primeros puyazos quiso empujar pero su falta de poder no se lo permitió. Descabalgó en el tercer puyazo al picador que se libró de una cornada segura gracias al quite de Rafaelillo. Muy mal lidiado. El murciano brindó al padre de Adrián Hinojosa y estuvo a medias con un toro medio. No dio ningún muletazo limpio. Siguiente.

Partido de Resina


El Ventorrillo

El de la tierra, Alberto Álvarez se topó con el lote de más complicaciones de la tarde. En primer lugar salió un Cuadri algo fuera de tipo al que Alberto le recitó un bonito saludo capotero. Mal lidiado por la cuadrilla. Tomó tres varas en las cuales cabeceó y fue muy tardo en su arrancada. Destacar el detalle tanto de Álvarez como de su peón de saltar al callejón una vez colocado el toro para el tercer encuentro con el jaco del que salió suelto. Brindis a Fernando Cuadri. Toro con pocas posibilidades con el cual anduvo desconfiado y no le pudo en ningún momento. El pitón izquierdo inédito. Buena estocada y cuatro descabellos. En quinto lugar saltó al ruedo un precioso ejemplar de Flor de Jara, bajo, bien hecho y precioso de capa. Mejoró en su segundo encuentro con el capote embiestiendo con codicia y humillado aunque ya había dejado atisbos de sus escasas fuerzas. En el caballo manseó desde el primer encuentro huyendo al sentir la puya. Mal inicio de faena del aragonés ante un toro al que había que poderle por abajo y no lo hizo. El santa coloma le avisó hasta en dos ocasiones por el pitón derecho. A la tercera va la vencida y recibió un navajazo en el muslo derecho del cual puede dar gracias a Dios porque pudo ser mucho peor. Lo intentó por el izquierdo, el mejor pitón del complicado cárdeno sin llegar a entenderse con él. Una vez más no estuvo acertado con los aceros y escuchó un aviso.

Cuadri

Flor de Jara




En contraposición al duro lote del aragonés, un lote de triunfo fue el que se encontró Román. Dos toros dos, que no eran de concurso y que en un encierro al completo hubiesen sido de portada en muchos medios taurinos. En primer lugar y haciendo tercero de la tarde, corrió en suerte el toro de Alcurrucén. Entipado y muy en Núñez aunque cerrando mucho la carita. Embistió humillado en el capote del valenciano, condición que mantuvo en gran parte de su lidia. Acudió con gran prontitud a los encuentros con el jaco montado por Chocolate hasta en cuatro ocasiones colocándose muy largo en el tercer encuentro. No peleó. Buen inicio de faena de Román doblándose con el toro, pasajes estos que serían los mejores de la tarde de un torero que anduvo despegado y fuera de sitio. Palmas en el arrastre para un Alcurrucén con recorrido y transmisión, debido en parte a ese punto de mansedumbre enclasada que mantuvo toda su lidia. Al final del muletazo, soltaba algo la cara. El diestro, dio una vuelta al ruedo por su cuenta. El de la jota, fue el bombón de la tarde. Precioso de lámina, bien comido y con una cara algo justita. Peleó con el jaco en las tres varas que tomó, destacando de sobremanera las dos últimas. Buen segundo puyazo de Pedro Iturralde que le valió para ganar el premio al mejor picador. Román el cual no se había aún enterado de dónde estaba, nos privó de ver una cuarta vara. En la muleta, toro de una calidad inmensa y noble hasta decir basta. De triunfo. Labró la arena con el hocico. El toro acabó aburrido y se fue a tablas. Lote de cuatro orejas que se fue al desolladero con los despojos sin arrancar. Para replantearse esto.

Alcurrucén

Ana Romero



Premio al mejor toro: DESIERTO
Premio al mejor lidiador: DESIERTO
Premio al mejor Picador: PEDRO ITURRALDE

jueves, 6 de abril de 2017

Los carteles de la feria de San Jorge en Zaragoza

Ya queda menos para la mini feria de San Jorge, casi muy poco para que la empresa no haya sacado a la venta abonos y entradas, estarán muy ocupados con Madrid, que por cierto, ha tenido un comienzo tremendo, que dos novilladas.

Empezamos por el final. En la de La Quinta, novillada con una calidad tremenda y con falta de un poder mayor, característica del Santa Coloma hasta no hace tanto tiempo, incluso en este hierro, aguado en gran medida hoy por hoy, aunque salgan animales destacables como en la corrida de Zaragoza o el tercero de esta tarde en cuestión, (pocos son los hierros que porten esta sangre y críen toros bravos de verdad), destacamos la actuación de  Ángel Sánchez, que casi lo borda al natural, ya que no eran necesarios los ayudados con un utrero de embestida  muy templada y enclasada.  También destacó con su primero.  A tener en cuenta son las suertes supremas ejecutadas por Vanegas y lamentar la grave cogida de García Navarrete, producida por un orientado y vivo tercero. Por último, destacar el correoso novillo de Rehuelga, que a nuestro juicio, es el hierro que más interés puede levantar en cuanto a divisas de Buendía se refiere.

Por su parte, la novillada que mandó a Madrid Ricardo Gallardo fue, además de interesante como la de la quinta, más completa o más regular en conjunto. Destacó sobre manera el cierraplaza. Fue cogido Pablo Aguado, quien carece de concepto pero al que no le falta la clase. Del mismo modo carece de concepto Diego Carretero que tampoco estuvo bien, pero cortó una oreja ante el sexto, el mejor del encierro, tras una voltereta. Por último, Valadez, novillero que hay que tragarse en muchos carteles y que no dice absolutamente nada.

Como nota negativa, aunque el novillo de Fuente Ymbro y Pavito de La Quinta lidiado por Ángel Sánchez, fuesen muy completos y de los que gustan ahora, enclasados y con algo de transmisión, puede que fuese un tanto excesivas las peticiones de vuelta al ruedo póstumas para el novillo, sobre todo la del cárdeno, que escuchó una petición menor.


Nos cuesta poco irnos por las ramas. Volviendo al tema que nos atañe estos son los carteles:

  • Sábado 22 de abril: Corrida concurso. Toros de Partido  de Resina, Cuadri, Alcurrucén, El Ventorrillo, Flor de  Jara y Ana Romero para Rafaelillo, Alberto Álvarez y  Román.

  • Domingo 23 de abril: Toros de Luis Algarra para Curro  Díaz, Paco Ureña y Ginés Marín.


Carteles en parte, difíciles de comprender. Para empezar, después del manso de libro que le tocó en 2015 en la Corrida Concurso a Serafín Marín, pinta entre poco y nada el toro de Partido de Resina.
Alcurrucén después de los toros que ha traído año tras año tampoco se ha ganado su sitio. El del año pasado, más feo no podía ser, ensillado y de cara pobre, por no tener en consideración las declaraciones del mayoral diciendo que valdría en el último tercio y que había que cuidarlo en el caballo. Le recordamos a los Lozano o al mayoral, porque no se quien mandará en esas casa, que se enteren de que esto es una corrida concurso.
Cuadri, por mucho que sea Cuadri, el año pasado no se portó, vamos, ni él ni ninguno de los ganaderos, que hicieron limpieza de cercados y trajo un toreo feo. El de este año, si las fotos no engañan, un toro fuera de tipo y grandón.
Al del Ventorrillo demosle un voto de confianza, pero en una concurso no me encaja demasiado.
Los dos últimos de Santa Coloma, son de hierros más que pastueños, sin perjuicio de lo cual pueda salir un Ana Romero como alguno de los hermanos que han ganado otras ediciones de esta corrida concurso.
En definitiva, toros elegidos para el de la tierra, Rafaelillo que por mucho que lo defiendan, no se merece volver al coso de Pignatelli este año tras su nefasta comparecencia en la feria de El Pilar, y por último, el valenciano Román, que aunque está mejor desde mediados de la pasada temporada, podría haber entrado  otro tipo de torero. Cosas de despacho y apoderamientos.
En la concurso podrían haber tenido cabida hierros como Valdellán, Juan Luis Fraile, Don Tomás Prieto de la Cal (hierro del que en un principio venía un toro precioso, berrendo en jabonero), algún Barcial... Habrá que ver que es lo que pasa, peor planteada que la del 2015 era difícil y que salga tan mala y se descuide tanto la elección de los toros como ya se hiciera en 2016, también. 

Eso sí, de la del día del patrón poco que objetar, Algarra es una lotería pero si sale una corrida como la del San Jorge 2015, puede ser una de las tardes importantes de la temporada, porque los diestros vale la pena ir a verlos. 

Los festejos comenzarán a las 18:00, muy tarde bajo nuestro punto de vista y el de otros muchos aficionados.


sábado, 11 de febrero de 2017

Paulita, Martín Escudero y el "Éxtasis de Santa Teresa"

Tras el encierro matinal y en la moderna y cubierta plaza de Valdemorillo, el día 4 de Febrero, y con una hora de antelación respecto a la corrida, se descubrió una placa conmemorativa en honor al difunto torero Victor Barrio. Este año la empresa decidió prescindir de cualquier hierro que no portase sangre Domecq.

La feria de Valdemorillo comenzaba con una bien presentada corrida de Monte de la Ermita. Noble y blanda en líneas generales, permitió sendas tandas a los diestros hasta que la efímera llama que ardía en el interior de estos astados se apagó, generalmente temprano.
Abría la tarde el ya curtido diestro Manuel Jesús "El Cid" que estrenaba apoderado y toreaba por vez primera en Valdemorillo. Templado y con gusto estuvo ante el abreplaza, un noble toro que permitió que cortara el primer apéndice de la feria. Faena basada en su mano derecha, menos pulcro con la izquierda y rematada de una buena estocada tras pinchazo. El cuarto sin apenas opciones, no permitió el lucimiento de El Cid.
El diestro aragonés Paulita volvía a su plaza talismán. Demostró una vez más su buen manejo del capote ante su lote y destacando su tres tandas con cierto gusto ante el buen quinto. Dos apéndices consiguió arrancarle a este toro con el que no llegó a acoplarse en los compases finales. Puerta grande para un torero que merece más cartel.
Por su parte, Ivan Fandiño pasó desapercibido en su comparecencia en Valdemorillo ante un deslucido lote.
Destacar de esta tarde al igual que las siguientes, el buen hacer de varios toreros de plata.

El día 5 aguardaba en los chiqueros un imponente encierro del hierro de López Gibaja. Corrida desigual en lo que a comportamiento se refiere siendo la tónica general la exigencia de los astados. Destacó de sobremanera el buen sexto y el complicadísimo tercero.
Cristian Escribano anduvo con dudas ante su primer oponente el cual tuvo un interesante pitón derecho y por contrario no tenía un pase por el izquierdo. Con su segundo anduvo firme y mucho más acoplado dejando dos buenas tandas con la mano derecha. Destacar sus dos buenas estocadas.
Martín Escudero volvió a demostrar que es un gran torero. Faena en torero y muy templada ante el interesante segundo al cual le cortó una merecida oreja. Ante el quinto realizó un gran quite por gaoneras sin apenas moverse. Con la muleta estuvo menos acertado en el planteamiento de la faena y en los enganchones. Muy buenas maneras de un chaval que necesita de quien le aconseje para llegar a algo en este mundo. Maneras tiene y valor le sobra.
Posada de Maravillas tuvo en su lote a los dos toros más interesantes del festejo. Fatal ante el encastado y complicado tercero y pero aún ante el gran sexto que tuvo el comportamiento más noble y la embestida más franca de la tarde. Para mas inri, destacar el mal hacer de su cuadrilla.
Raúl Cervantes, estuvo impecable toda la tarde y consiguió hacerse con el premio de mejor subalterno junto a Victor Pérez.

Cerraba feria una bonita novillada de Gómez de morales noble y de buena condición destacando el buen quinto premiado con la vuelta al ruedo y el encastado sexto que realizó una buena pelea en varas. Este día 6, comenzaba también la temporada antitaurina con el salto al ruedo de un impresentable que muy inteligentemente pisó la arena poco después del paseillo, sin poner jamás su vida en riesgo. Andy Younes fue el triunfador de la tarde cortando tres apéndices de su buen lote. Los otros dos novilleros estuvieron por debajo de lo esperado destacando el momento en el que Santiago Sánchez tuvo una apareción celestial cual éxtasis de santa teresa y en ese momento de lucidez apareció en el ruedo con dos muletas. Sin comentarios.

Valdemorillo, como en otras ocasiones registró una importante  entrada, destacando la asistencia de aficionados madrileños durante el fin de semana y la buena entrada el Lunes en la que festejando el día de su patrón los censados en Valdemorillo accedían gratuitamente al coso.




Resultado de imagen de extasis de santa teresa




lunes, 16 de enero de 2017

Ejemplo de ciudadanía: El Coso de La Fuentecilla (I)

Hoy, queremos acercar a todos vosotros la historia de la construcción de nuestra plaza de toros. La de La Fuentecilla, en Andorra (Teruel). Una historia que comenzaría hace 50 años. 


Para celebrar las fiestas en honor al patrón andorrano San Macario desde que a los más ancianos del pueblo les llega la memoria, se vienen celebrando festejos taurinos. Fue en los años 60 cuando la fiesta taurina se encuentra en auge. En este momento, un grupo de ciudadanos andorranos deciden transmitir al alcalde Don Primitivo Montañés su idea de construir una plaza fija y no portátil como se venía haciendo tiempo atrás.

El alcalde se mostró de acuerdo con tal idea y para sacar adelante dicho proyecto, se creó una junta gestora integrada por: Iginio Artigas Gómez, Miguel Grau Blasco, Juan Monzón Tomás, José Monzón Tomás, Ricardo Barrachina Lizano, Manuel Alloza Montañés, Jaime Gracia Adán, Eusebio Alquézar Ginés, Isidro Abellán Satre, José Ciércoles Blasco, José Ciércoles Gracia, Mariano Guallar Ciércoles e incluso el propio alcalde, figurando como contable José Aguilar.


Se decidió construir la plaza de toros en los terrenos andorranos conocidos como La Fuentecilla, de ahí su nombre. Juan Antonio Endeiza, fue el intermediario para que la empresa Calvo Sotelo, cediese dichos terrenos. Las obras comenzaron en mayo de 1966 y finalizaron 4 meses después coincidiendo con la celebración de las fiestas patronales siendo inaugurada el día 8 de este mes. Todo el pueblo se implicó en este proyecto. El que no pudo hacer aportaciones económicas, prestó materiales, maquinaria y mano de obra para conseguir el objetivo de finalizar las obras en el mes de septiembre. Se recaudaron con aportaciones mayores y menores unas 551.731 pesetas. Dicha cuantía, se devolvería con los beneficios del arrendamiento de la plaza.



Desde aquí, hemos intentado plasmar el esfuerzo de estos vecinos que trabajaron muy unidos con el fin de conseguir una infraestructura que sería de bien común para todo el pueblo. Agradecer a todas estas personas su colaboración.

Pronto, publicaremos la segunda entrega de la historia de nuestra plaza, la de Andorra (Teruel)